El Massachusetts Institute of Technology (MIT), realizó un nuevo estudio donde dan esperanza para contrarrestar las altas temperaturas que se registran en los últimos años. ¿cómo?, se llamaría «Asfalto frío» o «Cool Pavements».

¡Y es que tienen toda la razón!, el asfalto algo tan presente en las ciudades es una de las principales fuentes que absorben el calor del sol.

Este nuevo modelo del MIT concluyó que el denominado «asfalto frío» puede reducir la temperatura de las ciudades.

Su estudio piloto lo realizaron en Phoenix (Arizona), donde lograron reducir en un 2,1°C. Una cifra que resulta más que satisfactoria considerando las olas de calor que han azotado diferentes zonas sobre todo cercanas al polo norte.

¿Cómo funciona esta tecnología?

La clave está en los materiales. El «asfalto frío» está compuesto por agua, jabón (emulsificador), asfalto (x2), polímeros y materiales reciclados. 

Todo esta mezcla permite reflejar con mayor eficacia la luz de sol; en consecutiva, el calor no es absorbido como el asfalto común, y por lo tanto, no genera más calor en la calle.

Asimismo, también se le podría sumar una tecnología donde el color de el asfalto tiene tonalidades más claras y en consecutiva aumentar aún más la reflectividad (se estima un 30%-50%). El estudio también fue puesto a prueba en la ciudad de Boston, consiguiendo un registro donde la temperatura decrece en 1,7°C.

Es perceptible el cambio de temperatura

Al ser diferencias tan ínfimas la percepción de calor no es tan notoria. Evidentemente esta innovación se encuentra en una fase inicial de prueba y quizás a mayor escala, pueda ser mucho más perceptible.

En ese sentido, otro de los datos que se concluyó en el estudio del MIT, fue que las edificaciones colindantes a dichas calles también registran una baja en la temperatura; en consecutiva el uso de aire acondicionado también se podría reducir.

Incluso esto podría eventualmente reducir el consumo de combustible en los vehículos.

Una importante innovación tecnológica y que podría contribuir en el futuro cercano a palear los efectos del cambio climático, algo que se hace muy necesario en estos momentos.