El multimillonario fundador de Virgin, Richard Branson viajó al espacio.

En su nave Unity 22, logró cumplir su sueño de traspasar la atmosfera junto a una tripulación de seis personas logró la hazaña.

El viaje espacial

Los trabajadores de Virgin Galactic Beth Moses, Colin Bennett y Sirisha Bandla junto a Richard Branson abordaron el Unity 22 para lograr el hito del viaje al espacio.

Los pilotos encargados de controlar la aeronave fueron Dave Mackay y Michael Masucci. La nave fue un avión alado con un solo motor de cohete, con casi dos décadas de desarrollo encima.

La aeronave se elevó alrededor de 15.240 metros para desprenderse de la nave nodriza para luego ser lanzado hacia arriba.

Ya luego de la explosión de aceleración, los tripulantes experimentaron hasta tres G de fuerza, viendo como el cielo azul se desvanecía en una oscuridad manchada por estrellas.

Ya fuera de la atmosfera, a unos 80 kilómetros de altura, se mantuvo suspendido sin gravedad durante un par de minutos, lo que permitió vistas panorámicas.

La importancia para Virgin Galactic

El vuelo de Branson marca un hito en la empresa, ya que el multimillonario planea desarrollar más de estos viajes con fines comerciales.

Ya hace algunas semanas, se venia comentando el viaje. Particularmente debido a la competencia entre Branson y Jeff Bezos, CEO de Amazon, por ser los primeros en lograr el viaje comercial al espacio.

Ambos planean hacer de los viajes al espacio una fuente de ganancia comercial. Tanto Bezos como Branson ya están ofreciendo boletos para viajes a la atmosfera superior.

Virgin Galactic planea realizar un segundo viaje de prueba antes de comercializar los viajes al espacio. Ya más de 600 personas reservaron boletos con un precio cercano a los 250 mil dólares (unos 187 millones de pesos).

Según se estima, la compañía reabrirá la venta de boletos prontamente, aunque a un precio mayor.