En una columna publicada este domingo 18 de octubre, The Wall Street Journal anunció cuáles son sus predicciones respecto al futuro de Chile en caso de aprobarse el camino hacia una nueva Constitución el 25 de octubre. 

Te puede interesar: Resultados Plebiscito 2020: ¿Qué pasa si gana el Apruebo?

La autora de la columna es la periodista estadounidense Mary O’Grady, y su reflexión sobre el plebiscito que se nos avecina es que, de ganar el Apruebo y después ratificarse una nueva Carta Magna con el plebiscito de salida, nuestro país se convertirá en uno «más pobre, más corrupto y menos libre».

the wall street journal prediccion chile

De hecho, califica la situación como un desastre y una “misión suicida de Chile”. ¿Cuáles son las razones para esta calificación?

En base a las palabras de O’Grady, «una nueva constitución es probable que ponga en riesgo el modelo de capitalismo democrático que llevó a la pobreza chilena al 10% en 2018, de casi 70% en 1990″.

Sobre por qué el país está tan avecinado en «hacer estallar un sistema que ha tenido tanto éxito», sus respuestas están en la lentitud económica que provocó Michelle Bachelet (2014-18) y en que Sebastián Piñera no ha podido cambiar las cosas desde entonces, menos aún «contener el violento ataque de quema y saqueos desatado hace un año en la nación».

A su vez, estima que en Chile la población ha mejorado, pero también se ha enojado más. «Los sentimientos de bienestar y seguridad se han desvanecido mientras el bosque político se ha amontonado en la maleza seca del idealismo colectivista».

Cómo visualiza la visión del Apruebo y el Rechazo

Para O’Grady, la izquierda justifica una nueva Constitución señalando que la actual Carta Magna fue escrita bajo la dictadura del General Augusto Pinochet. Para ella, este argumento no es válido ya que «una serie de gobiernos de centro izquierda elegidos democráticamente hasta 2010 enmendaron la constitución para profundizar la democracia». 

Por otro lado, explica que los partidarios del referéndum dicen que es esto se trata de proceso “democrático”. Su respuesta es: «Ciertamente es mayoritario. Pero los chilenos seguramente se sentirán decepcionados si el objetivo es un nivel de vida más alto y mayores oportunidades. La nación tendrá suerte si termina el ejercicio a la par del empobrecido estado benefactor argentino». 

Finalmente, asegura que, a menos que los chilenos demuestren ser excepcionales en su capacidad para evitar la tentación del clamor populista por la justicia social (aumentando el poder monopolista del Estado para redistribuir la riqueza), de una nueva Carta Magna solo se puede esperar un documento que se lea como «una letanía de aspiraciones inalcanzables».

Puedes leer la columna de The Wall Street Journal en inglés aquí, y en español acá.