El gobierno de Estados Unidos acusó a dos hackers chinos de intentar robar datos de la vacuna contra el Covid-19 a empresas de al menos 11 países, entre ellos España, Alemania y Corea del Sur.

Te puede interesar: Gobierno anunció que hará alianza con Oxford-AstraZeneca

Los hackers, identificados como Li Xiaoyu, de 34 años, y Dong Jiazhi, 33 de años, ambos residentes en China, han sido acusados de 11 cargos criminales en un tribunal del estado de Washington.

«China roba la propiedad intelectual y la investigación que refuerza su economía, y luego usa esa ganancia ilícita como un arma para silenciar a cualquier país que se atreva a desafiar sus acciones ilegales», dijo el subdirector del FBI David Bowdich. “Este tipo de coerción no es lo que esperamos de un líder mundial confiable», agregó.

De acuerdo con uno de los fiscales que llevan el caso, los acusados atacaron a 13 empresas en Estados Unidos y 12 compañías en el extranjero que estaban investigando una vacuna.

universidad de oxford

En la acusación no se detalla el nombre de las empresas y se explica que uno de los ciberataques se “dirigió contra una “empresa española de electrónica y de defensa” y que, en marzo de 2020, los piratas chinos lograron robar aproximadamente 900 gigabytes de información sobre tecnología para el sector civil y de defensa.

En el caso de EE.UU., los hackers chinos atacaron, entre otras, a una empresa localizada en Massachusetts, cuyo nombre no se menciona pero que podría ser Moderna. Se considera que los ensayos clínicas de una vacuna contra el Covid-19 de esta compañía están en entre los más adelantados, ya que fue la primera en probar su vacuna en humanos.

La acusación no indica si los presuntos hackers tuvieron éxito en la obtención de la investigación de vacunas.