Una iniciativa privada implementó un robot en el Hospital Padre Hurtado de San Ramón, cuyo fin es mantener distancia entre los pacientes y los doctores, resolver dudas y derivar las distintas atenciones. El robot fue bautizado como «Eva».

Te puede interesar: Jorge González y el disco «Corazones»: «Yo estaba enamorado de un amor imposible»

«Eva» busca mantener distancia principalmente para evitar el contagio de covid-19 entre pacientes y personal médico. Busca ser la primera aproximación entre ambos: los pacientes podrán ser vistos a través de una pantalla, explicar su caso y así obtener respuestas y ser derivados si es que corresponde.

El robot «Eva» se encuentra operando en el Hospital Padre Hurtado desde el día viernes, y fue implementada luego de haber tenido éxito en Europa. Su funcionamiento es gracias a PwC, la Clínica Alemana, la Universidad del Desarrollo y Robotics Labs.

En cuanto a su funcionamiento, «Eva» cuenta con censores en su cuerpo, batería que puede durar entre 8-12 horas con recarga automática, cámara para ver pacientes y reconocerlos, micrófono, conexión a internet, movimientos y giros en 360º, y un sistema de recorrido inteligente.

“En PwC Chile estamos muy contentos y orgullosos de este pequeño gran paso, el cual es, sin duda alguna, el comienzo de la robótica avanzada en función de la vida y no sólo centrada en la atención», señaló Rodrigo Palacios, senior manager de transformación digital en PwC Chile.

Te puede interesar: ¿Conoces la teoría conspirativa sobre la muerte de Paul McCartney? Ahora hicieron un comic para explicarla