La guerra comercial entre China y Estados Unidos continúa y hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores chino anunció aranceles a las importaciones estadounidenses por 75 mil millones de dólares como respuesta a las tarifas estadounidenses.

El cobro de los nuevos aranceles entraría en vigencia el 1 de septiembre, la misma fecha en que comenzarán a aplicarse las nuevas tasas norteamericanas por 300 mil millones de dólares, a los productos del gigante asiático.

Según la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado, se incluirá la reanudación de tarifas adicionales del 25% o del 5% por ciento a los vehículos importados y componentes de fabricación estadounidense a partir del próximo 15 de diciembre. Con esto atacarían a un sector clave para la economía estadounidense.

La decisión tomada por China sin embargo no es una total sorpresa, la potencia asiática ya había advertido que tomaría represalias ante la violación de los consensos que las potencias negociaban hace meses.

China sostiene que estas medidas se toman como una “respuesta forzada” al unilateralismo y al proteccionismo comercial de Estados Unidos, haciendo un llamado a Washington a que “coopere” para “llegar a una solución aceptable para ambos”.

La respuesta de Estados Unidos

Como ya es costumbre en el presidente estadounidense, Donald Trump se manifestó a través de Twitter ante la medida anunciada por el presidente de China Xi Jinping y aseguró estar mejor sin el gigante asiático a quienes además acusa de haber robado a su país cientos de millones de dólares, mediante la apropiación de propiedad intelectual. “Responderé a los aranceles chinos esta tarde. ¡Esta es una GRAN oportunidad para Estados Unidos!” aseguró Trump a través de Twitter.

El mandatario estadounidense además agregó en la misma red social, “mi única pregunta es ¿quién es nuestro peor enemigo, Jay Powel o el presidente Xi?» 

Te puede interesar: Trump considera eliminar el derecho a ciudadanía por nacimiento