En exactamente 15 días, el Parque O’Higgins se llenará de toda la música del festival Lollapalooza. Un evento que ya se ha transformado en un clásico de la cartelera festivalera del país y que se ha llenado de momentos icónicos por lo bueno y también por lo malo. Uno de ellos, protagonizado por Liam Gallagher.

En la edición de Lollapalooza del año pasado, el ex vocalista de Oasis era uno de los platos fuertes para el último día correspondiente al 18 de marzo. Un poco atrasado por las complicaciones climáticas en la versión de Argentina, Gallagher apareció casi a las ocho de la tarde sobre el escenario.

Ahí, pese a que el día anterior había anticipado con mucho amor su show en Chile, las cosas no fueron tan bien. Fueron tres las canciones que tocó con relativa energía, ‘Rock ‘n’ Roll Star‘, ‘Morning Glory‘ y ‘Greedy Soul. Sin embargo, cuando comenzó a tocar ‘Wall of Glass’, todo se derrumbó.

En medio de la canción, Liam se mostró molesto y abandonó el escenario. Dijo que se escuchaba horrible y dejó a sus músicos tocando. Luego solamente volvió para decir que si no se iban a divertir «estaba perdiendo su tiempo», insistiendo en que no podía cantar. Así que su banda se fue y el escenario a desmontarse.

El público, claramente no lo perdonó. Mezclando una serie de insultos junto al nombre de su hermano Noel. Además de que repitió la misma rutina que en Lollapalooza Chicago 2017. Pese a pedir disculpas después, los fanáticos en Chile parece que no han logrado perdonar a Liam Gallagher.

Te podría interesar: New Order estrena el segundo capítulo de su serie documental