Durante las premiaciones de los Grammy, todos los espectadores están atentos a lo que pueden hacer sus artistas favoritos. Pero además de la música y el show que pueden entregar, hemos visto como en más de una ocasión, el libreto y setlist de canciones han quedado en segundo plano de momentos que se han hecho imborrables en la memoria de la gente. Aquí hay algunos de ellos.

Adele y el premio compartido con Beyoncé

El año 2017 estaban frente a frente dos grandes artistas femeninas para el premio de Mejor Álbum. Adele con 25 y Beyoncé con Lemonade, siendo la inglesa la ganadora según el jurado. Pero Adele lo aceptó sintiéndose mal ya que para ella, el de B-Queen era mejor y partió el premio en dos para compartirlo.

Eddie Vedder y las “gracias”

En 1996, Pearl Jam ganó el premio a Mejor Presentación de Hard Rock, subiendo al escenario donde Eddie Vedder se mandó uno de los discursos más recordados. “No sé bien que significa esto, gracias supongo” creando un silencio incómodo que apenas solucionaron unos aplausos.

Twenty One Pilots en calzoncillos

Tyler Joseph y Josh Dun, conocidos como Twenty One Pilots, ganaron en 2017 el premio a Mejor Duo Pop. Apenas fueron nombrados como ganadores, se sacaron sus pantalones y subieron en ropa interior, cumpliendo así una promesa que hicieron años atrás mientras veían TV y comían pizza: “Si un día ganamos un Grammy, estaremos igual que ahora, en ropa interior”.

Yoko Ono recibe el premio de John Lennon

Era el año 1982 y Double Fantasy, el último disco editado por John Lennon ganaba el reconocimiento a Mejor Álbum del año. Al escenario subió Yoko Ono con el pequeño Sean Lennon, apenas capaz de decir unas palabras, la pareja del recién asesinado artista fue ovacionada por todos.

Sinéad O’Connor rechaza a los Grammy

Apenas había ganado el premio por Mejor Álbum Alternativo por “I Do Not Want What I Have Not Got” y Sinéad O’Connor lo rechazó. Esto porque según ella, los Grammy no premian el talento sino que realza características materiales que no sirven de nada. Protestante como siempre.

Will Smith y la reivindicación del rap

En 1989 los Grammy estrenaban la categoría de Mejor Interpretación de Rap, la que ganaría Will Smith y su amigo Jazz (justo un año antes de convertir sus álter egos en una comedia de TV) por Parents just don’t understand. Sin embargo, Smith supo que tal premio no se iba a transmitir por TV, así que decidió boicotear la ceremonia y no ir. Al otro año, si hubo televisación.

Te podría interesar: Drake, Kendrick Lamar y Childish Gambino no cantarán en los Grammy