Definitivamente el actor británico, Rami Malek está pasando por un buen momento. Fue nominado a Mejor Actor en la nueva versión de los Oscars y anteriormente se coronó como el ganador del Globo de Oro a Mejor Actor Dramático, por su interpretación de Freddie Mercury en Bohemian Rhapsody. Sin embargo, su camino a la fama no fue fácil.

Malek trabajaba como repartidor de pizzas, aunque detrás de este oficio se traía entre manos un plan para que los productores de cine lo ficharan y para eso, las cajas donde viene la popular masa con queso fueron fundamentales.

Según contó el mismo actor en una entrevista con la revista People, cada vez que entregaba una pizza a algún personaje de la industria, adjuntaba su currículum en la caja, hasta que un día su estrategia dio resultado y recibió un llamado que le cambió la vida. 

via GIPHY

“Finalmente alguien marcó a mi tarjeta, ese día fui a su oficina y obtuve el trabajo esa misma noche. Desperté y estaba apunto de formar parte del Sindicato de Actores (SAG) al siguiente día”, contó el artista que actualmente está en la pelea por llevarse el galardón a “mejor actor” en los Oscar 2019  que se celebraran el 24 de febrero.

Esta historia quizá será esperanzadora para muchos que andan en busca de un golpe de suerte. Quizá lo que falta es ingenio para lograrlo.

Te podría interesar: Brian May cuenta la primera vez que se encontró con Rami Malek