Keanu Reeves hace mucho tiempo que se graduó como la celebridad más humilde que existe. Dona gran parte de su fortuna a fundaciones, viaja en transporte público, come en restaurantes baratos, usa el mobiliario de plazas y calles, y además se da tiempo para socializar con sus seguidores.

Ahora, el actor ha vuelto a dar muestras de su amabilidad y humildad, cuando una fanática se acercó a él en un aeropuerto para pedirle una selfie. Por supuesto, Keanu dijo que sí y posó feliz junto a la seguidora. Sin embargo, a ella no le pareció la foto, pues encontró que se veía horrible junto al protagonista de «Matrix», y no dudó en regresar y pedirle otra selfie.

En su clásica actitud relajada, el actor no tuvo problemas en volver a fotografiarse con la mujer, quien en esta segunda oportunidad quedó feliz con el resultado.

Te podría interesar: Las fotos de artistas con ellos mismos de joven que se han hecho viral