¿A quien no le ha pasado? Es bastante común escuchar quejas sobre el comportamiento de los jefes y al parecer el problema que afecta a miles de personas en todo el mundo, va mucho más allá del mal rato que te pueda generar.

Según señala una reciente compilación de más de 200 estudios sobre ambientes laborales realizado por un equipo de las universidades Harvard Business School, Standford, el estrés que genera el trabajo puede provocar un daño similar a ser un fumador pasivo.

«Los riesgos de ser fumador de este tipo incluyen alteraciones en los niveles de triglicéridos, un tipo de grasa presente en la sangre, lo que disminuye el colesterol bueno (HDL) y te hace propenso a enfermedades cardíacas. El daño se configura de esa forma porque, por lo general, este tipo de ambientes laborales no contribuyen a la salud de sus trabajadores ni incentivan las interacciones sociales entre compañeros. Esto puede desgastar todavía más un organismo que ya está estresado por las tareas cotidianas», dice el texto.

via GIPHY

El estudio recientemente publicado por la revista Behavioral Science & Policy Association señala que la mayor causa del estrés de los trabajadores tiene una estrecha relación con el comportamiento de sus superiores. De hecho, el 75 % de los estadounidenses, declara tener un mal jefe y esa justamente, es la principal causa de su estrés.

Pero lo que más llama la atención, es lo que se describe en relación a cómo esto puede impactar negativamente en la salud mental, y es que según el análisis, tener un jefe abusivo puede propiciar el desarrollo de cuadros depresivos en el trabajador.

¿Cómo reconocer a un «jefe tóxico»?

A veces, el hecho de estar insertos en un ambiente poco amigable se perpetúa en tiempo a tal punto que nos acostumbramos, pero ojo, porque los daños a tu salud se generan de igual manera.

En ese sentido, el psicólogo Travis Bradberry, autor del libro Inteligencia emocional 2.0. define algunos criterios que te pueden ayudar a detectar si te toca compartir con líderes negativos:

  • Alguien que siempre te da feedbacks negativos y no reconoce tus logros.
  • Te da miedo entablar conversaciones con tu jefe e intentas esquivarlo lo más posible
  • Constantemente sientes que no logras cumplir con las expectativas de tu jefe, que a tu juicio, son poco realistas.
  • No sientes admiración profesional por tu superior, sino todo lo contrario.

via GIPHY

Si crees que tu jefe te hace mal, piensa en estrategias para poder terminar con ese círculo, porque recuerda que tu salud se verá afectada, tal como si fueses un fumador pasivo.

Te podría interesar: Estudio revela que gran parte de los usuarios de Instagram se siente “miserable”