AmandaGallardo

Fuerza Natural fue el quinto y último disco que publicó Gustavo Cerati como solista en 2009, y que según el mismo es “como un vehículo de transporte musical, el encadenamiento de los temas me permitieron ver escenas de una especie de road movie”.

¿Por qué hacer hincapié en esto? Porque Cerati quería enfocar el trabajo audiovisual de cada canción para llevarlo a las salas de cine, concluyendo en “Fuerza Natural: La película”. El encargado de esto sería el director Andy Fogwill, el mismo que trabajó con Cerati en sus últimos diez años. De hecho, antes de su último concierto fue la última persona con la que el argentino habló.

Estaba dándole forma al video de su canción Magia, que nunca pudimos ver porque el exSoda Stereo sufrió un ACV que no le permitió definir sus últimos detalles artísticos. Según lo dijo el mismo Fogwill a Rolling Stone Argentina en 2010 “Magia quedó a un 85 por ciento”.

Antes de subir al escenario del Campus de la Universidad Simón Bolívar en Caracas, Cerati dio los últimos detalles para el video, que no alcanzó a aprobar. Todo tenía que ser supervisado por él, nada era al azar.

¿Cómo sería la película?

50 minutos era la duración tentativa, tenía sus personajes definidos, que eran interpretados por amigos, músicos y colaboradores. Por ejemplo, Anita Álvarez de Toledo su corista y mejor amiga interpretaba a una secuestradora.

Pero además se repetía un elemento clave para Cerati, la numerología. De hecho, en el mismo disco Fuerza Natural la relevancia del tema se hace evidente en el track escondido “Numeral”, que según el mismo artista se inspira en la psicodelia infantil “con los números mágicos, me puse a contar y sin haberlo imaginado antes, llego hasta el 13 y vuelvo a comenzar en 13. Es como una especie de maldición maya”.

La compañía disquera Sony pagó por cuatro videoclips para el álbum, de los que sólo se estrenaron dos: Déjà Vu y Rapto. Eso sí, no son correlativos.

Déjà vu es el capítulo 2 y Rapto es el 8, “porque ése es el número de track que tienen en el disco y la película iba a respetar ese orden”, explicó Fogwill.

Magia era el tercero y seguía a Déjà vú y Cactus, que no alcanzó a ver la luz, era la precuela de Rapto. Y con ese orden nos tendremos que quedar al parecer.

Porque hace 9 años Fogwill recibió la última instrucción de Cerati. Ha pasado el tiempo y el colaborador de la leyenda de la música argentina, mantiene en una caja fuerte, la última copia de todo el material que quedó inconcluso antes de la última frase de Gustavo Cerati al director “Ahora… It’s showtime!”.

También te puede interesar: #CONCURSO ¡Celebramos el natalicio de Gustavo Cerati con sorteo de discos y vinilo!