La gran sorpresa de las primarias demócratas por Nueva York llegó esta semana. Alexandria Ocasio-Cortez, de 28 años, consiguió el 57% de los votos ante su rival Joseph Crowley, quien ocupa el actual cargo como representante de la Cámara por el distrito de Nueva York, desde 2013.

La fórmula de Alexandria fue inclusiva y de sentido común: Se presentó como una ciudadana más de Nueva York.

Nacida y criada en el Bronx, hija de una madre puertorriqueña y un padre neoyorkino, Alexandria trabajó como profesora y mesera antes de postularse a un cargo político. En su video de campaña, uno en español y otro en inglés, habla derechamente del “valor de cambiar” y de cómo los ciudadanos de Nueva York merecen a un “defensor integral”; «a un demócrata que respire el aire y tome el agua» de su mismo distrito.

Los carteles y afiches de su campaña fueron presentados con frases en inglés y español, con cuatro grandes propuestas para su periodo como representante: Enseñanza universitaria gratuita, garantía federal de empleo, reforma a la justicia penal y seguro médico para todos.

Algunos actos aplaudidos durante su campaña fueron su desplazo a la frontera en Texas para denunciar la política de tolerancia cero de la Administración que preside Donald Trump con la inmigración ilegal.

La “candidata millenial”, en alusión a su edad, fue una de las organizadoras de la campaña de Bernie Sanders en las pasadas elecciones presidenciales, y disputará las elecciones legislativas, como la candidata del partido demócrata por la ciudad de Nueva York, el próximo 6 de noviembre.

También te puede interesar: «¡Indignante! “La Manada” sale riéndose de la cárcel«.