Como nuevo récord calificaron este hecho los especialistas del observatorio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), luego de captar la galaxia más alejada de la Tierra, a la fecha.

La luz de A2744_YD4, su nombre original, demoró 13.200 millones de años para llegar a la Tierra, por eso los astrónomos no la observaron como se ve ahora, sino como era antes.

Esta galaxia produce veinte estrellas promedio por año y la Vía Láctea solo una. Además, su masa total equivale a 2.000 millones de veces la del sol y el polvo que contiene corresponde a seis millones de masas solares, según detallaron los astrónomos de ALMA.

Así entonces, este descubrimiento ayudó a entender con más claridad cómo era el universo en un comienzo y podría ayudar a responder preguntas como: «¿cuándo se formaron las primeras galaxias? ¿Cuándo nacieron las primeras estrellas? y ¿cómo hizo el Universo para llenarse de elementos más pesados que el hidrógeno y el helio?».