Noticias

Greg González de Cigarettes After Sex: "Nuestra música es un cruce que puede funcionar tanto en un festival de nicho como en uno masivo"

Una de las revelaciones del pop alternativo del último par de años se llama Cigarettes After Sex.

La banda oriunda de El Paso, una ciudad cerca del límite con México en el estado de Texas, se ha abierto paso con una propuesta atípica en estos tiempos: intimista y espacial, inspirada en el dream pop de los '80 y '90, pero tratando temas con los que todos nos ponemos relacionar: el amor y las relaciones de pareja.

Números puestos en cuanto festival existe en el primer mundo, aprovechamos una pausa en su gira para hablar con Greg González, el vocalista y compositor, al teléfono desde Amsterdam. Su voz profunda y pausada poco tiene que ver con el acercamiento más femenino que sale por los parlantes al escuchar su excelente debut homónimo.

Por supuesto que hablamos de eso, pero también de actualidad política, de los casos de abusos sexuales en la música y de cómo funciona una propuesta tan íntima en el contexto actual de festivales masivos.

Rock&Pop: Hola, Greg. Estamos muy contentos de poder verlos tan pronto. Fue una sorpresa que vinieran con un primer disco recién salido. ¿Cómo se sienten ustedes con eso?

Greg González: Es lo mejor. Quería ir a Chile hace demasiado tiempo, incluso antes de que la banda empezara. Siempre ha sido un sueño, y el hecho de que sea tocando lo hace más dulce aún.

R&P: ¿En serio? ¿Había algo en particular que querías conocer?

GG: Creo que tiene que ver con el hecho de ser de donde soy y tener una herencia hispánica. México está muy cerca y la cultura latina está muy presente en El Paso, así que siempre había tenido la curiosidad.

R&P: Imposible no preguntarte por tu apellido, que es muy latino. ¿Cuál es tu origen?

GG: Es mexicano. Mis abuelos son de ahí, y crecí como mexicano-estadounidense en El Paso.

R&P: ¿Y hablas algo de español?

GG: Jajaja, no. En la casa de mis papás siempre se habló inglés, aunque mis abuelos siempre hablan español y algunos de mis familiares también. En El Paso se habla mucho español, pero me tocó el palito más corto así que nunca aprendí.

R&P: Aprovechando que estamos hablando de Texas, y de tus orígenes latinos, me gustaría preguntarte por algo antes de pasar a la música. ¿Cómo es la situación hoy de tu país en estados conservadores como ése?

GG: Creciendo donde crecí, en un lugar tan cerca de la frontera, y viendo gente que cruzaba todos los días a hacer su trabajo, lo que pasa hoy es algo muy malo. He visto cómo la inmigración ha sido siempre algo beneficioso para la ciudad y para otras ciudades fronterizas, entonces me apena mucho que se estén poniendo tantas restricciones.

R&P: ¿Y eso afecta de cierta forma tu acercamiento a la música que haces?

GG: Quizás no totalmente, pero de seguro lo hace de una forma subliminal que todavía no soy capaz de ver. Pero nada concreto de lo pueda hablar ahora.

R&P: Y en cuanto a la música, la imagen que se tiene en general de tu ciudad y tu estado es bien diferente a la música que hacen con Cigarettes After Sex. ¿La influenció de alguna forma?

GG: Hay algunas cosas pequeñas. Crecí con música de mariachis y tejana. También hay mucho rock clásico en mi ciudad, y eso se coló de alguna forma. Queen es una de mis mayores influencias por lo mismo. Y son tan eclécticos que me iniciaron en mucha música diferente.

Pero en realidad creo que lo más me gustó después lo encontré de pura curiosidad. Por suerte Internet llegó justo en esa época y así pude conocer muchas cosas que de otra forma hubiera sido imposible, y que definitivamente mis amigos de El Paso no estaban escuchando.

R&P: ¿Eras una especie de freak musical en el colegio?

GG: Jajaja, no tanto. Tengo amigos que podrían haber sido catalogados así, pero yo estaba más en el medio. Tenía algo de eso, pero también me gustaban muchas cosas más normales.

R&P: Esa diversidad de influencias funciona hasta que empiezas a hacer música, porque en esa búsqueda de un sonido me parece que sólo las más importantes van quedando.

GG: Sí, totalmente.

R&P: ¿Y cuáles dirían que son esas para Cigarettes After Sex? Los han comparado mucho más con Cocteau Twins que con Queen, por ejemplo.

GG: Definitivamente. Ellos son una de mis bandas favoritas y tienen mucho que ver con cómo nos aproximamos a la música. Sigo diciendo que su sonido es como de otro mundo, de otro planeta. Es muy surreal pero muy íntimo, de alguna forma. Hay otras de esa época que debe ser muy fácil rastrear, pero también hay otras que no, como por ejemplo Bob Dylan. Él es uno de mis compositores favoritos.

Blood on the Tracks es uno de mis discos de cabecera y la forma en la que habla de amor ahí es algo que he tratado de incorporar en Cigarettes. Quizás no se pueda escuchar tanto su influencia, pero cómo trata el romance y cómo muestra sentimientos tan crudos es algo que está ahí definitivamente.

R&P: ¿Así es como te gusta hablar de amor entonces? ¿Desde el dolor?

GG: Muchas veces sí. Las canciones más profundas. Pero no siempre es así. Hay una canción en el disco nuevo, "Truly", que habla de romance pero de otra forma. Como cuando lo sientes intensamente con alguien, pero sin enamorarte. Y terminas con algo memorable y que impacta tu vida pese a que no dura mucho. A veces no hay dolor.

R&P: Tengo que preguntarte también sobre tu voz, que es algo muy distintivo de la banda. Estaba esperando algo muy distinto cuando supe que íbamos a conversar.

GG: Jajaja, me imagino.

R&P: Encontrar una voz es algo muy difícil, sobre todo cuando no se parece a la forma en la que hablas. ¿Cuánto te tomó esa búsqueda?

GG: He cantado por tanto tiempo que no lo sé, pero llegó un punto en el que sabía que tenía una voz y que era difícil de cambiar, pero lo que sí podía modificar era el tono para poder decir distintas cosas. Y entonces me inspiré más en cantantas femeninas. Hope Sandoval fue una gran influencia, también Francoise Hardy, la española Jeanette o incluso alguien de Sudamérica como Astrud Gilberto.

Las escuchaba y pensaba que así era como quería cantar, aunque mi voz sea tan masculina cuando hablo, quería tener más que ver con mi lado femenino. Pero también hay hombres que tienen eso, como por ejemplo Chet Baker o Prince.

R&P: ¿Y tiene que ver con cómo suena solamente o con conectar más con tu lado femenino?

GG: Creo que es algo más del sonido, porque la música suele venir más desde el lado masculino, aunque sea más sensible que el común de los compositores hombres. Pero es evidente que viene desde la visión del hombre sobre el amor y el sexo.

R&P: Hablando sobre hombres y sexo, resulta imposible no hablar hoy sobre todos los casos de abusos que están apareciendo en el entretenimiento, en especial en la música.

GG: Cierto, sí.

R&P: Los temas de sexo, amor, fama, poder han sido recurrentes en la historia de la música.

GG: ¿Rock and roll?

R&P: Jaja, exacto. ¿Cuál es tu visión sobre estos hombres que han sido acusados y que han visto sus carreras derrumbarse?

GG: Es una lástima ver que esto esté pasando y que carreras se estén yendo a la basura, pero desafortunadamente estuvieron en lado incorrecto de las cosas. Sus acciones no debieron haber ocurrido, pero es positivo que hayan consecuencias hoy y que las mujeres estén hablando y que la justicia parezca estar de su lado esta vez.

Ojalá lo que está pasando ponga el foco en el tema y haga que se detenga porque no está bien que pase. La música que estamos tratando de hacer trata sobre el amor lo más consensuado posible y esto que estamos hablando es claramente lo opuesto. Aquí hay gente que claramente no quería estar con alguien y otra haciendo cosas que no estaban permitidas. Es una lástima.

R&P: De acuerdo. Y siguiendo con la música, una forma muy válida de viajar por el mundo tocando hoy es a través de los festivales. Pero ahí el ambiente suele ser más festivo y menos íntimo, entonces siempre me ha interesado saber qué opinan de eso las bandas como ustedes que pueden funcionar mejor en shows únicos y en espacios cerrados. ¿Cómo se sienten ustedes en ese contexto?

GG: Es interesante, puede ser muy entretenido. Para nosotros es diferente porque no estamos saltando y fomentamos un ambiente más quieto. Lo bueno es que, en nuestra experiencia, se nos ha dado muy bien y la gente agradece que mostremos algo diferente. Nuestros fanáticos son muy dedicados y aman las canciones, entonces hemos tenido la suerte de encontrarnos con eso.

R&P: Claro, porque muchas veces con bandas como Slowdive o My Bloody Valentine, cuando las ves en vivo ves mucha más fuerza y ruido quizás. ¿Ustedes generan eso también o se van por el lado más amable?

GG: Creo que es genial cuando las bandas lo hacen, pero nosotros no vamos por eso. Somos muy fieles a nuestro estilo y al disco. No queremos convertirnos en una banda que rockea al público y los hace quedarse sordos. Somos una representación bien exacta de lo que obtienes en el disco.

R&P: Y no sé si has tenido el tiempo de revisar el festival en el que tocan en Chile, que es bien atípico y original en su propuesta y su cartel. Lo encabezan junto a nombres como a nombres como Lee Ranaldo o Damo Suzuki. ¿Se sienten más cómodos ahí?

GG: No sé si necesariamente más cómodos. A mí me gusta tanto el pop como la música avant garde. Pero obviamente creo que es muy cool que exista un festival así y que podamos tocar en él.

Creciendo admiraba mucho a Sonic Youth y Can, así que me gusta que podamos caber en algo así, pero también lo pasamos bien en otros contextos más orientados al pop y lo masivo, como Lorde o Chance the Rapper. Es interesante y así es como veo a la banda: un cruce entre el pop y la música espacial.

R&P: ¿Cómo se sentiría el Greg de 15 años al mostrarle ese cartel donde está encabezando arriba de Lee Ranaldo y Damo Suzuki?

GG: Jajaja, le diría que hizo un gran trabajo. Era justo el tipo de música que estaba admirando alrededor de esa edad.