Simon Whiteley, diseñador de Matrix que no fue acreditado en la película, reveló en entrevista con CNet el origen que tuvo esta secuencia utilizada en el inicio y varias partes de la trilogía.

«Me gustaría decirle a todos que el código de Matrix está hecho de recetas de sushi japonés. Sin ese código, no habría Matrix», sentenció.

La razón por la que muchas personas no pudieron decifrar aquel «código» era debido a que las recetas fueron mezcladas y desordenadas, dando aquel efecto digítal que marcó a más de una generación.

Este secreto no había sido revelado por ninguna de las hermanas Washowski durante todos estos años, siendo parte de un secreto que finalmente tiene respuesta.