Noticias

R&P estuvo en las Torres del Paine

Al igual que a muchos, con la 94.1 nos gusta salir, y por lo mismo emprendimos un #ViajeRP a una de las octavas maravillas del mundo: Torres del Paine. Pero no nos vamos allá porque sí, teníamos una misión en medio de esta aventura: la 13° versión del #EnduroEcuestreTorresdelPaine, una de las competencias más lindas del mundo y donde los jinetes y sus caballos recorren distintos circuitos de diferentes distancias (20K, 60K, 80K y 100K).

Recordatorio general

Algo importante en lo que hicieron énfasis los guías turísticos con los que salimos, es tener ojo en las reservas para ingresar AL PARQUE, una modalidad nueva que comenzó hace casi un año -sin marcha blanca- y que busca controlar el ingreso de gente al lugar por parte de la Conaf. Es importante volver a reiteratlo ya que al día de hoy aún hay gente que llega sin conocer el nuevo sistema.

Un P.D. Importante: La comida

Hay que admitir que nos pegamos un viaje súper especial dentro de lo que normalmente se hace en Torres del Paine. Así que no sólo nos dedicamos a seguir el Enduro y salir a hacer trekking dentro de lo que nos permitía el tiempo: También nos dimos un gustito.

En el Hotel Las Torres trabajan con su huerta, por lo que el 30% de sus productos son de elaboración propia. Los platos poco a poco se han hecho mucho más gourmet y algunos se acercan a lo que hacen en el Boragó (en terminos de puesta en escena). Mucha quínoa, mote, legumbres, cordero, carnes con berries y cremas de la estación son parte de la carta.

Pero admito que hay algo a lo que le presté más atención: Los postres (¡andá!) Los ganadores son la leche asada con coco, el cheescake de calafate y un mousse del mismo fruto que era de lujo.

Pero el primer lugar se lo llevan los brownies: De verdad escuchaba un coro de ángeles cada vez que los sacaba al desayuno, los mejores de la vida, de esos que comes y sientes el golpe de chocolate de una. Voy a soñar por siempre con esos pedacitos que ya no tengo en mi poder.

Cosas que nos importan: Cervecería sustentable

Sí, no sólo es importante el resultado sino que también su elaboración. Maximiliano y Federico Gil son dos hermanos uruguayos ganadores de varios campeonatos de bartender en el mundo -no menor, tienen dos tragos ganadores en el bar llamados Aborigen y Guias del Paine. Pero no sólo se dedican a la mixología, sino que también decidieron crear su propia cerveza llamada Pionera.

Cultivaron lúpulo en la huerta del hotel y construyeron su propia bodega para generar litros de este bebestible que no se envasa en botella y que además está hecha con agua de los deshielos de la zona. Wild Ale fue la variedad que pude degustar y que con un sabor muy cercano a lo que podría ser una cerveza ambar -sólo que más carbonatada-, sientes que tiene un dejo refrescante en tu boca -no creo haber respirado tanto aire puro para pasarme tal rollo.

Les dejo esta entrevista que tuve con los muchachos, donde explican más detalles de su creación y de otras sorpresas como su mezcla especial de sal con carbón que forma una chelada única.

De rienda suelta al Cerro Paine

Como debemos volver a eso de las 16:00 a Punta Arenas, no tenemos grandes opciones para hacer durante el medio día que nos queda en el Parque. Por lo mismo, decidimos optar por una excursión de tres horas por el cerro Paine (ojo, que NO es la parte de la cordillera o macizo como también se le conoce). Eso sí, esta vez haríamos el recorrido cabalgando.

Una llovizna ligera, pequeños bosques y arcoíris eran parte del paisaje majestuoso de Magallanes y desde podíamos divisar de mucho más cerca las Torres (tengo más que claro que hay que volver por el trekking a la base).

Para el camino iba con Pepona, uno de los caballos de la estancia del Hotel Las Torres y con ella, también venían Arrocito, Claudia, Brasileña, Fusil, y otros amigos que ya conocen perfecto la zona. En nuestro  caso, llegamos al primer mirador con una vista increíble al lago Nordernskjöld y a la lejanía, el Sarmiento; un paseo básico que puede hacer cualqueira (tengan en cuenta que no ando nunca a caballo, así que es un buen dato el que les estoy dando jajaja).

El recorrido puede llegar mucho más arriba para tener una visión más amplia, hasta refugio Chile y donde comienza la zona de la Conaf -bien cabe señalar que estuvimos en una zona privada, parte del hotel donde nos encontramos.

El día de la competencia

Por 13 años se ha realizado el Enduro Torres del Paine, donde la mayoría de sus competidores viene por generaciones siendo parte de este encuentro (imagínense que la primera carrera de algunos fue a sus tres años... No, no exagero).

A las 08:00 salió la primera largada, que corresponde a la de los 100K, con un amanecer rojizo que se reflejaba en el imponente macizo que nos acompaña donde vayamos, y donde las Torres son las protagonistas en la primera fase. Luego de eso, le siguen las largadas de 80K, 60K y 40K, siendo la última salida a las 11:00 (y la que por cierto tiene más competidores).

Lo entretenido es que los turistas que van por algunos senderos -como aquellos que están comenzando a hacer la "O"- se pueden topar con los competidores, u otros que se encuentren pasando por fuera del Hotel Las Torres o cerca de una zona del lago Nordernskjöld.

Al comenzar, todos los caballos deben pasar por un "Vet Check", algo que debeŕan hacer dos, tres, cuatro y cinco veces de acuerdo a cada carrera (de menor a mayor distancia). ¿Qué se mide? Hidratación, sonido instestinal, musculatura, entre otros. De acuero a Haydé Humme, una de las veterinarias que está siendo parte de los chequeos, el caballo debe recuperarse dentro de un tiempo determinado al finalizar una etapa, y así pasa al "Vet Check" y se verifica si puede o no seguir en competencia. "El enduro dice que un caballo al terminar una carrera debe estar en tan buen estado, como para volver a hacer una nueva", explica la experta.

Ves de todo: Desde caballos que no quieren seguir en competencia y sus jinetes se limitan a reir y a dejar que descansen, algunos con un estado físico impresionantes, y otros que al cruzar el río sólo quieren parar a tomar agua. Al menos por mi parte me preocupaba que forzaran a algún animal a seguir en carrera, pero todos compiten por entretención.

Torres del Paine para todos

Muchos podrán pensar que la aventura de conocer una de las octavas maravillas del mundo puede ser algo extremo en cuanto a nivel físico se refiere. En parte es real, pero eso no significa que haya opciones para niños, adultos mayores o gente que no hace nunca trekking (¡hola!)

Como hoy llegamos a eso de las 16:00 al Hotel Las Torres, ubicado en el parque, nos propusieron hacer un recorrido de casi tres horas por el Sendero Grande para llegar al Mirador Cuernos, donde se observan estos dos enormes monumentos que a sus pies tienen al lago Nordernskjöld.

Una maravilla de recorrido que estuvo acompañado de buen clima y muy expedito para aquellos que no tenemos un training avanzando en este tipo de aventuras. Lo más increíble de todo: Los desprendimientos de nieve. Como todo està en absoluto silencio, escuchar de la nada un sonido de derrumbe a lo lejos es algo letal, y que en este paseo escuchamos en tres oportunidades.

PD: Sin duda que debemos dar gracias a nuestro guía Felipe, quien nos llevó a dar este recorrido justo en un día en que el tiempo estaba favorable.

De paso por Punta Arenas

Con 1°C nos recibió Magallanes para comenzar nuestro #ViajeRP, y cómo no iba a ser de otra forma sino que comiendo. Por la hora (01:00 AM) no teníamos muchas opciones, pero aprovechè de experimentar con un "maridaje express".

Como había cheescake de limón con frutos rojos, era la oportunidad de combinarlo con alguna cerveza stout, así que me ofrecieron una Coirón, oriunda de la zona y a cuyos creadores pronto podré conocer en este viaje.

Un acierto, ya que la cerveza tenía como protagonista sus notas de café,  no era excesivamente dulce y su carbonatación era precisa; en tanto el postrecito que me mandé tenía una masa muy esponjosa y la acidez de las frambuesas con el limón jugaban bien para maridar.

Una "cena" piola antes de ir a la cama a dormir con las almohadas más cómodas del mundo en La Yegua Loca (sí, así se llamaba el hotel boutique donde nos quedamos, y donde tienen un pan amasado muy bueno al desayuno).