Noticias

Emma Watson logra que el feminismo se tome la ONU

Nunca se había dicho tanto la palabra feminismo desde que Emma Watson llegó a la Organización de las Naciones Unidas, la ONU, el 2014 como parte de ONU Mujeres, división que se formó para potenciar el rol de las mujeres en diversos aspectos de la vida social y política de los paises miembros.

“Decidí que era feminista y no me pareció complicado. Pero mis investigaciones me mostraron que el feminismo se ha vuelto una palabra poco popular. Las mujeres eligen no identificarse como feministas”, observó. “Aparentemente, formo parte de las mujeres cuyas expresiones parecen demasiado fuertes, demasiado agresivas, que aíslan y van contra los hombres. Incluso, no son atractivas”, indicó.

De hecho, recordemos cuando Emma Watson incluso se refirió a ese incomprensible término "feminazi"

 

A Emma Watson no le importa que le digan "feminazi" - Rock & Pop

 

Han habido grandes hitos últimamente también, como el de la croata Vesna Pusic, una de las 12 candidatas para encabezar la Secretaría General, el cargo más importante, quien explicó en un debate televisivo por qué su orientación feminista la hacían apta para el cargo. “Soy una mujer, pero no creo que sea suficiente; soy feminista y creo que es importante” dijo antes de que se desatara una ovación de diversos diplomáticos.

Pero lo más significativo quizá sea la designación de Suecia al Consejo de Seguridad de la ONU con una plataforma feminista en materia de política exterior. Ellas serán parte de esta división de 15 miembros durante dos años a partir de enero de 2017, el mismo mes que asumirá la o el próximo secretario general. Muchos esperan que sea una mujer quien lo haga.

Según Natalie Samarasinghe, directora ejecutiva de la Asociación de las Naciones Unidas – Reino Unido, al ser consultada por Inter Press Service, dijo que “El feminismo se trata de mujeres y hombres con igualdad de oportunidades y derechos, una meta reafirmada innumerables veces en varios documentos de la ONU, desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en adelante”, precisó.

“Ser feminista es totalmente obvio. Es como tener que explicar a la gente que no eres racista. Pero la palabra sigue siendo controvertida, así que tenemos que seguir usándola hasta que la gente la entienda”, explicó.