El diario de Sir Francis

El Diario De Sir Francis – Dia 03

Greenpeace, Oxfam y WaterAid la tienen muy clara y saben que apoyar a Glastonbury con miles de voluntarios es la mejor manera que tienen para retribuir el tremendo aporte económico que Michael Eavis y su hija Emily han entregado desde siempre a estas entidades de beneficencia. Hoy en la tarde hubo una pequeña pero muy emotiva bienvenida para la prensa a cargo de estas 3 organizaciones, con música en vivo de bandas de la región, comida gratis y bar abierto. Gente muy amable bailando y compartiendo bajo una pequeña carpa en el meeting point junto a la Press Tent. Un ejemplo a escala del espíritu del Festival, quizás.

Pero la tarde para mí había comenzado a las 12:17, que fue la hora en que me baje del tren. Castle Cary cada hora se ve atestado de público que viene al festival. Un piquete del National Rail chequando boletos al bajar del tren e indicándote como llegar a los buses que te llevaran hasta la granja Worthy, en la vecina villa conocida como Pilton. El movimiento es fluido y rápidamente ya estoy en el primer asiento de un bus vintage rumbo a mi destino final. 20 minutos más tarde y sorteadas las curvas del camino de campo divisamos esa mancha azul de carpas que cruzan el valle. El bus en una rotonda tuvo que detenerse por unos segundos y el silencio dejo entrar un zumbido humano a la distancia, es Glastonbury que está vivo y que se mueve, respira, marca presencia en una naturaleza que lo ha hecho parte de sí.

IMG_0001 (2)

Entramos a una especie de gran cancha de tierra en la parte norte del recinto usada como terminal de buses, sigo las flechas y llego hasta el check-in de prensa. Lo primero que escucho en mi recibimiento es: “Hey you guys are doing pretty good in the World Cup!”. Wristband ok, la más linda en años. El email impreso me permite canjear un ticket para la zona de Hospitality, es allí donde tengo que instalar mi carpa tal como en el 2010 y 2011. Y ahora como la lluvia está anunciada para el fin de semana, una chica de seguridad me aconseja ir a la parte alta ya que las zonas cercanas a las salidas son fácilmente inundables. Así mientras llego al lugar elegido miro las caras de las pequeñas ingenuas que armaban sus toldos en los lugares que seguramente serán verdaderos pantanos con el correr de las horas.

Ya estamos. Que tal Glasto! Volví a pisar tus barros nuevamente. Carpa instalada y de memoria llego a la zona de prensa. Entro a la Press Tent y se larga la lluvia, pero no de esas que van avisando con gotitas. Esta lluvia de verano británico cae sin aviso y te hunde en el barro en cosa de minutos. Este es un aguacero.

IMG_0005 (3)

Mi suegro habla de la escampada del ovejero, ese periodo bendito en que deja de caer agua y puedes salir un rato a la intemperie. Claro, ahora no es lluvia. Es solo barro. Aprovecho el momento y voy a saludar a la bandera, me dirijo a la explanada del Pyramid Stage, quería ver que hacia tanto rato el staff de Arcade Fire probando sonido una y otra vez, como si Reflektor tuviese algún detallito en vivo que debía ser arreglado. La zona para el público en ese escenario es como varias canchas de futbol sin las líneas de tiza, como un prado que se extiende hasta una pequeña ladera en su parte contraria al escenario. Fácilmente entran 70 mil personas.

En este momento son las 3:22 am, hace media hora volví de una caminata desde esa loma que tiene clavada las letras que dicen Glastonbury. Y aunque la fiesta de la música en vivo en los escenarios grandes comienza recién este viernes, la tradición del jueves está más viva que nunca, es una fiesta aparte lo que ocurre en los bares repartidos por la comarca. Como una noche de año nuevo en el centro de cualquier ciudad, cuando todo el mundo sale a celebrar el comienzo de una nueva etapa en sus vidas. Así se celebra el jueves en Glastonbury. El comienzo del verano y de un nuevo festival.

 _MG_2510