Noticias

Así vivimos a Gaga

El ying y el yang se juntaron en los estudios de Rock&Pop para analizar el concierto del año.

Porque todos lo vivimos de maneras distintas, nuestras locutoras, Isi y Bambi, desmenuzan la presentación de la Madre Monstruo desde distintos ángulos.

 El Setlist

Isi: fui al Born this Way Ball sabiendo que no iba a escuchar mis favoritas "Dance in the Dark" ni "Teeth" ni "Monster", pero no me molestaba tanto porque nadie nos iba a negar los hits. Y lo lindo fue que, a pesar de que el concierto presentó un set list basado principalmente en todas las canciones del disco Born this way, logré emocionarme con los temas que no conocía tanto. O sea: Gaga te presenta sus canciones haciéndolas interesantes, y eso lo logran pocos.

Bambi: Las dos horas de concierto se me pasaron volando. Debe ser porque cada canción la sentí como un espectáculo aparte. Estaba solamente con polera y falda y no me dio frío. Podría haberme quedado dos horas más y no me habría dado cuenta. Aunque como dice la Isi, faltaron mis favoritas del Fame Monster, la forma en que logró hilar cada canción hizo que el setlist fuera perfecto. Tanto así, que no podría escoger una favorita.

Los Little Monsters

Isi: Que ganas de tener 15. Ser así de eficiente y entregado es mejor que ser puntaje nacional de la PSU, porque sirve para toda la vida.

Bambi: Como Little Monster puedo decir que sentí cada palabra de mi Madre Monstruo. Hasta me hizo reflexionar sobre cómo debo mirar mi vida. Por eso me encantó cuando dijo que cada Born This Way Ball era casi lo mismo, porque los monstruos nos parecemos, nos entendemos y nos acompañamos. Somos parte de un universo donde no existe la maldad. Sólo el amor (que hippie me puse). Ahora, debo confesar que envidio profundamente a mis colegas Little Monsters que estuvieron en el Monster Pit.

Vestuario 

Isi: Me vuelven a decir que Lady Gaga está gorda y voy a tirar bombas molotov. En serio. No sólo está rica, también... está rica. Entre más la veía, más entendía que la Madre Monstruo es la hija bastarda de Bowie con Lennox, hermanastra de Brian Molko y hermana chica de Marilyn Manson. A veces eso sí, con tanta máscara extraña, me entraba la duda ¿Será Lady Gaga? Igual puede ser cualquier doble. Pero hasta las dobles estaban ricas. #fatlikeladygaga.

Bambi: La pregunta de la noche: ¿cómo se cambiaba de vestuario tan rápido? No pasaban ni 30 segundos y Lady Gaga aparecía perfecta, con nuevo vestido y peinado. Impresionante. Me encanta el concepto de moda que tiene, sobre todo los trajes vivos, como los vestidos blancos que se movían en "Bloody Mary" y la moto Gaga. Lo más bacano es que no necesitó más maquillaje que la clásica línea gato en el ojo para deslumbrar. Simplemente maravillosa (no se nota que la amo).

Monster Pit y el Castillo

Isi: Era como una casa de muñecas, pero en la era medieval de dolor genital de las mujeres usando cinturones de castidad. Las cruces eran lo mejor. Todos los que la comparan con Madonna tienen toda la razón: la inspiración es evidente, pero no es una copia. Si fuera así, con la Bambi -a quien llamaremos Honey B-, y yo, nos copiamos el tono de voz todos los días. Cuec. Y tampoco deberíamos darle la exclusiva del uso de las cruces a Madonna, Jesús también cree en el derecho de autor.

Bambi: Lo único que voy a decir con respecto al Monster Pit, es que lamento no haber podido estar ahí. Creo que los que estuvieron, se lo merecían, y prometo que la próxima vez, haré todo lo posible porque Lady Gaga me elija. Ahora, el castillo es otra cosa. Es como la casa que queremos todas las niñas que tenemos un poco de oscuridad en el alma. Pero un poquito no más. Cambiaba todo el rato según la canción y se movía como un verdadero monstruo. Todo en ese show estaba vivo, hasta los tickets cortados que quedaron botados en el suelo.

 Para ver las fotos de Lady Gaga en Chile, sigue este link.