Noticias

The Cure en Chile: Apoteosis gótica en un ansiado reencuentro tras una década

The Cure se presentó ante un repleto Estadio Monumental que se entregó ante su encanto oscuro en un extenso y memorable show.

The Cure Foto Web 1
Andie Borie y DG Medios

La temporada de megaconciertos de noviembre llegó a su fin este jueves con el esperado regreso de The Cure a los escenarios chilenos.

Un llenísimo Estadio Monumental recibió con brazos abiertos a The Cure, después de una década de su última visita. Y durante la noche, el show que entregó Robert Smith y compañía encantó a los fanáticos con su hechizo gótico que definió a generaciones y que esa noche se hizo presente en gloria y majestad.

Más de 42 mil almas se congregaron en la cita de Shows Of a Lost World, gira que anticipa el esperado nuevo álbum del grupo.

The Cure en Chile: Así fue el ansiado reencuentro

El show inició después de cerca de 10 minutos pasadas las 21 horas, con un breve retraso por dificultades técnicas. "Alone", canción inédita hasta ahora, que sirvió como la pista de despegue para el show, que continuó con la favorita de los fans, "Pictures of You".

Una diversa selección de canciones, entre oscuras y optimistas, siguieron en el setlist. Sonaron clásicos como "Lovesong", "Kyoto Song", "Fascination Street" e "In Between Days" en un inmersivo primer bloque del show. "Just like Heaven", eterno clásico, emocionó e hizo cantar al público.

Mención aparte merecen las canciones del futuro álbum Songs of a Lost World, que pintaron con colores oscuros el setlist de anoche, con secciones melódicas largas, caminantes y letras melancólicas. El grupo nos dió una prueba del tono que tendrá el próximo trabajo de The Cure, y suena emocionante.

Hasta que llegó el primer cierre, con la nueva "Endsong". Cerrando un bloque inicial redondo que estuvo bien acompañado de una propuesta visual simple, pero hipnótica y ambiental como la música del grupo.

Los dos bises, en especial el segundo, trajeron más éxitos radiales. La batería de canciones final, incluyendo "Lullaby", "The Walk". "Friday I'm in Love", "Why Can't I Be You" y cerró con la infaltable "Boys Don't Cry".

The Cure en Chile. Créditos: Andie Borie y DG Medios.
The Cure en Chile. Créditos: Andie Borie y DG Medios.

Cabe destacar la potencia de la banda, especialmente en tan maratónico show. El motor de Simon Gallup y Jason Cooper, en el bajo y la batería respectivamente, llevó el pulso de manera fuerte e intensa durante el show. Y el tremendo Reeves Gabriel deslumbró con sus toques precisos y en momentos, emotivos, en la guitarra. Y por supuesto Robert Smith sonaba como si los años realmente pasaran en vano. Su voz estaba intacta y expresiva como siempre.

Aunque el show duró dos horas 40 minutos, pasó muy fugaz, probablemente los fanáticos podrían haberse quedado horas más con canciones que no lograron entrar al setlist (como a "Letter To Elise" o "Fire In Cairo"). Pero fue un show a la altura de la épica de una banda como The Cure, y que quedará en la memoria colectiva de su encantada fanaticada chilena.