David Beckham fue uno de los futbolistas más importantes de principios de los 2000, por eso al llegar al fútbol de Estados Unidos generó una marca imborrable en su liga y especialmente en Los Ángeles Galaxy. Es por ello que decidieron hacer una estatua en su honor.

Sin embargo, el comediante inglés James Corden, quiso jugarle una broma el ex futbolista antes de que viera la verdadera estatua. Haciéndolo sufrir con una falsa, que claramente no se parecía en nada a Beckham, con un rostro y proporciones horribles. Generando una reacción incómoda que llenó de risa a Corden.

Sin embargo, pronto todo le fue revelado al ex jugador del Manchester United y Real Madrid. Que poco después pudo ver su verdadera estatua, la cual sí se parecía a David Beckham. Aunque su cara de decepción no será fácil de olvidar.

Te podría interesar: Will Smith homenajea al Robin Williams por su papel de Genio