Era noviembre de 1968. Después de un viaje a la India, The Beatles estuvo de mayo hasta octubre grabando un disco grande. 30 canciones en un disco con cuatro caras distintas. Por fuera, una portada blanca con el nombre de la banda en una esquina. Sería conocido como el White Album.

Con un grupo más divido, tanto que el productor George Martin tomando vacaciones, el editor Geoff Emerick saliendo del equipo y una Yoko Ono que molestaba cada vez más a los otros integrantes de la banda. El inicio del momento de las diferencias entre Lennon, McCartney, Harrison y Ringo.

El disco no fue aclamado por la crítica en un inicio. Quienes vieron un álbum saturado y con poca coherencia en ciertas partes, teniendo en cuenta la diferencia de estilos entre la gran cantidad de canciones que incluyeron. Sin embargo, un mes después de su lanzamiento, el 28 de diciembre de ese año, el disco alcanzó el primer lugar en Reino Unido.

De ahí en adelante, comenzaría el tránsito final del grupo de Liverpool hasta su separación en 1970.

Te podría interesar: ¡Paul McCartney y Ringo Starr vuelven a estar juntos sobre el escenario!