El sacerdote irlandés John O’Reilly abandonó Chile luego de que comenzara a correr el plazo de 72 horas para que saliera del país, tras cumplir 4 años y un día de libertad vigilada por el abuso sexual reiterado de una niña de 6 años.

El religioso se dirige a las 12:40 en un vuelo Alitalia con destino a Roma, Italia, para llegar a la casa de los Legionarios de Cristo, en Via Aurelia.

En ese país «seguirá sin ejercer ministerio sacerdotal público alguno mientras espera la sentencia del proceso canónico que está en curso en la Santa Sede en la Congregación para la Doctrina de la Fe», según indicó la congregación a través de un comunicado.

«La Legión de Cristo ha colaborado y continuará cooperando con las respectivas autoridades en los procedimientos civiles y canónicos», expresaron, agregando que «nos provoca un profundo dolor el sufrimiento que estos hechos han causado» y que siguen un protocolo para proteger a niños y adolescentes que son parte de sus actividades.