Se trata de la Virgen de la Rosa Mística, cuya figura descansa en la vivienda de la familia Frías y esta vez es la número 38 que se manifiesta con ellos. Según la dueña de casa, Rosana Mendoza Frías, en una declaración a medios locales, la virgen llegó al hogar tras la pérdida de su bebe hace más de ocho años.

“Hace 9 años perdimos una bebé que fue esperada por nosotros. Él nos veía tan mal, estábamos muy golpeados, y un día dice, la quise prestar a todos y nadie la ha querido recibir, y mi marido la recibió. La devolvimos y a la semana se la regaló a él”, asegura al medio Infórmate Salta.

La figura religiosa trajo un tanto de consuelo a la familia luego de la triste pérdida, sin embargo, en abril del año pasado, la virgen mostró que no era una figura común y corriente al “llorar sangre” por aproximadamente tres días. Sorprendidos, los Frías subieron una foto a las redes sociales, tras lo cual, la casa de Rosana fue abordada por cerca de 7 mil personas quienes querían comprobar el hecho y saludar a la virgencita.

Pero esta no sería la útlima vez que la Virgen de la Rosa Mística lloraría sangre. Rosana registró en su cuaderno, al menos 38 veces en que la virgencita se expresó. Según la dueña de casa, la virgen los unió como familia ya que todos cooperan en recibir a los fieles que llegan a observar el hecho. A la figura también se le atribuyen algunos milagros.

“Yo siempre le digo a la gente que acá depende de la fe, no de nosotros porque nosotros no hacemos nada, solo le abrimos las puertas para que ellos le vengan a pedir, por medio de ella Dios les va hacer el milagro”, explicó.

Actualmente, Rosana Mendoza con la ayuda de otros fieles, logró construirle a la virgencita un altar donde las personas pueden visitarla y pedirle milagros.

Te puede interesar: ¡Este es el disco de rock que salió elegido como el mejor de todos los tiempos!