Una bailarina demandó al New York City Ballet y su principal estrella masculina por permitir que los artistas «abusaran, asaltaran y deshumanizaran a las mujeres con impunidad».

La demandante, Alexandra Waterbury, bailarina, modelo y estudiante universitaria de 19 años, acusó a Chase Finlay, de 28 años, de grabar y fotografiar en secreto algunos de los encuentros sexuales que sostuvieron, para posteriormente divulgar los registros entre otros bailarines.

View this post on Instagram

Speaking out today lifted a huge weight off of my shoulders. I have been wanting to share this for months but needed to take the necessary steps in doing so. Today freed me and my story. My truth will be known and I will not be silent. My heart is broken for victims of sexual assault everywhere. To understand the strength of the women coming forward is amazing and I applaud you all. In watching them I found the courage to do the same. 2018 is the year of strong women. Do not accept mistreatment and abuse. You deserve equality, let alone basic human decency. I'm so grateful for my family and friends that have been with me this entire time. They have stood by me, supporting me and comforting me daily. I'm not sure what else to say for now as this entire thing leaves me speechless at times. To any women or victims out there just know, you are not alone. Their time is up. 🖤#TimesUp #MeToo

A post shared by Waterbury (@alexandra_waterbury) on

Waterbury descubrió que Finlay, su novio de hace más de un año, la grababa para luego compartir las imágenes explícitas a agentes, donantes, empleados del NYCB y a compañeros. el 15 de mayo del 2018. 

View this post on Instagram

holding myself up cuz no one else will 🥀

A post shared by Waterbury (@alexandra_waterbury) on

Las pruebas presentadas por la bailarina

La demanda de Waterbury tambiém cita una conversación vía mensaje de texto entre uno de los donantes más importantes del establecimiento y Finlay, en la que supuestamente hablan sobre su intención de abusar y violar a las bailarinas.

«Deberíamos comprar medio kilo de cocaína, tirarla arriba de las bailarinas y violarlas «, escribió el donante y añadió: «Te apuesto que podemos amarrar a algunas de ellas y abusarlas como animales de granja», a lo que Finlay respondió: «O como las putas que son», dice el intercambio, según la querella presentada por Waterbury.

En otra conversación Finlay supuestamente le propone a otro compañero que entre ambos abusen sexualmente de una bailarina y grabar el encuentro.

También te puede interesar: «Lo nuevo de Mon Laferte: “El beso” con Diego Luna como coprotagonista«.