De acuerdo a un reciente estudio publicado por la revista PNAS, los árboles más grandes y altos son mucho más vulnerables que otras especies a los periodos de sequía.

La falta de agua por largos periodos de tiempo generaría la creación de «embolias», o burbujas de aire, en los vasos conductores que transportan agua y nutrientes desde las raíces hasta las hojas. Esto, se transformaría como consecuencia, en una de las principales causas de muerte de estos árboles.

La investigación a cargo del estudio fue liderada por el Instituto de Biología de la Universidad Autónoma de México y en ella participaron científicos de 14 instituciones procedentes de Australia, Brasil, Chile, Ecuador, España, Estados Unidos, Italia, México y Nueva Caledonia.

¿Cuál sería la causa y consecuencia para los ecosistemas?

De acuerdo a la investigación, los árboles más altos y de mayor envergadura son más vulnerables a los climas cada vez más secos y a las altas temperaturas generadas por el calentamiento global.

La mortalidad de estos arboles es especialmente preocupante porque estos absorben una gran cantidad de carbono de la atmósfera, por lo tanto, la pérdida de estos ejemplares “afecta desproporcionadamente al funcionamiento de los bosques en relación al cambio climático”, según el estudio.

La investigación se ha llevado a cabo con 537 especies de árboles y arbustos de distintas zonas climáticas y las conclusiones ayudarán a prevenir daños en los árboles de climas que cada vez más cálidos y secos a consecuencia del cambio climático.

También te puede interesar: «Baobab: Los árboles milenarios que están muriendo a causa del cambio climático«.