Aunque cuides tu celular como hueso santo, no hay caso: con el tiempo, se hará más lento gracias a la obsolescencia programada. Pero existen otros factores que también contribuyen a agravar el problema y estas si tienen solución.

Falta de memoria

“No hay espacio de almacenamiento” es el clásico aviso cuando hay falta de memoria y este es el factor más clásico en la ralentización de los celulares. Esto se produce básicamente porque la memoria RAM y Flash acumulan demasiados ciclos de escritura.

¿Solución? Borra datos, libera espacio y mejor aún es reiniciarlo de fábrica.

Batería vieja

Sobre todo cuando un celular tiene largo tiempo de uso, es común que la batería se dañe. Esto no sólo hará que la carga dure menos, sino también que el celular sea más lento. 

¿Solución? No queda más que cambiar la batería.

Aplicaciones acumuladas

Cada vez aparecen más apps disponibles y no es raro que instalemos varias en un corto plazo. Pero mientras más descargas hagas, más posible es que corran en segundo plano y ni siquiera te darás cuenta. Cuando se acumulan demasiadas apps en segundo plano el rendimiento de tu celular se ve afectado.

¿Solución? Has las descargas justas y necesarias y elimina las que estén en desuso.

Ten en cuenta que reiniciar el equipo y cerrar todas las aplicaciones que no se están usando, siempre ayudarán a que el celular “camine” más rápido.

Te podría interesar: ¿Qué puede pasar si vuelas y olvidas poner tu celular en modo avión?