Harvey Weinstein, el famoso productor de Hollywood, se entregó hoy a la policía de Nueva York y se puso a disposición de la Justicia por los cargos de abusos sexuales levantados en su contra. 

El hecho ocurrió en una comisaría de Manhattan frente a una multitud de cámaras de televisión, para luego cumplir con el procedimiento de registro que incluye la toma de las huellas dactilares.

Con esto, Weinstein enfrentará cargos penales derivados de múltiples acusaciones de agresión sexual, una acusación por doble violación, además de las denuncias de otras mujeres que aseguraron que las obligó a practicar sexo oral en su oficina, como es el caso de la estudiante universitaria y actriz Lucia Evans.

¿Qué sigue?

Una vez que Weinstein cumpla con el procedimiento policial, ya bajo arresto, será trasladado ante un juez para conocer todos los cargos que se han levantados contra él.

El caso lo lleva la fiscalía del distrito de Manhattan, a cargo de Cyrus Vance. y hay posibilidades de que el productor salga libre bajo fianza durante las próximas horas. Sus abogados aseguraron que todas las denuncias de abuso sexual “carecen totalmente de mérito”.

Este caso desató el movimiento #MeToo al rededor del mundo. 

Te podría interesar: «La noche en que Brad Pitt amenazó de muerte a Harvey Weinstein«