A fines de 2017, Apple confirmó obsolescencia programada de sus terminales, con el fin de que los usuarios vayan renovando sus aparatos a medida que salen nuevas versiones al mercado. Esto lo hicieron específicamente con los modelos iPhone 6 y 7. 

¿Cómo ocurre? Con cada actualización del sistema operativo que sugiera el aparato.

La confirmación de dicha práctica provocó descontento en usuarios de todo el mundo y Chile no quedó al margen.

obsolencia programada

La Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus) se contactó con el estudio de abogados Johnston Pratt de Texas, el cual se está llevando a cabo las acciones judiciales de los clientes estadounidenses perjudicados por la decisión de la empresa.

Demanda chilena colectiva

La abogada chilena Jimena Orrego, en representación de Conadecus, viajará hasta California e interpondrá una demanda colectiva contra la compañía, con el fin de que los usuarios chilenos también puedan acceder a la compensación económica pertinente. 

En caso de que el juicio sea favorable a los consumidores, la abogada explicó al medio La Segunda que para ser indemnizados, los chilenos dueños de iPhone 6 o 7,  deberán acreditarlo a través de “facturas o boletas de pago mensual que pueden entregar las compañías telefónicas, porque son los que los arriendan. O boletas o facturas de los locales donde los clientes compraron estos modelos”.

Todo está en veremos. Antes de cantar victoria, hay que esperar la sentencia.

Te podría interesar: «Así es como vas a poder ver el recital de Radiohead desde tu casa»