Diversas organizaciones feministas y defensoras de los derechos de las mujeres organizaron un debate presidencial para que los candidatos pudiesen expresar sus preocupaciones y medidas respecto al tema.

Lo tristemente llamativo de esto es que finalmente solo se presentaron dos: Beatriz Sánchez y Marco Enríquez-Ominami.

Cuatro de los otros candidatos –Goic, Guillier, Navarro y Artés– habían confirmado su presencia, pero finalmente no se presentaron en el lugar.

Por su parte, José Antonio Kast y Sebastián Piñera se negaron rotundamente a participar de este evento, rechazando la invitación desde el primer día.

Desde la organización señalaron que «la legitimidad política de quienes pretenden conducir nuestro país en los próximos cuatros años, se juega también en su compromiso real con los derechos humanos de las mujeres y el reconocimiento del trabajo histórico e ininterrumpido por avanzar en ellos de las organizaciones de mujeres y feministas», según reproduce Belelú.

Al lugar sí llegaron más de 300 mujeres de variadas organizaciones políticas y sociales para intentar llevar a cabo una discusión con las personas que buscan llegar a La Moneda, algo que finalmente solo se realizó con los dos postulantes antes señalados.