Por Joce Acuña.

«Cuando fui a La Paz, me quería matar. Me acuerdo que tomé un poquito de chela y se me apagó la tele… Y me despertó Wendy Sulca», cuenta entre risas Daniel Riveros en una conversación que tuvimos con un grupo de personas en un refugio en Farellones a 3.000 metros sobre el nivel del mar, no por nada hablábamos de la puna y altura. Aunque en esta oportunidad, claramente no había ningún problema de salud y se preparaba para un nuevo #CoronaSunsets.

A Gepe le interesa saber cómo se genera la mezcla orgánica de la música, que se genera por distintas razones, esa «amalgama de cuestiones» que se ve en lugares como La Tirana, donde estuvo tocando este verano: «realmente hay toda una mixtura, con una mezcla de ritmos milicos, medio incaico, medio cristiano sin duda… Todo es circunstancial y con mucho sentido y yo me conecto mucho con eso», explicó. Por lo mismo, le encantaría algún día hacer la labor antropológica de ir a esos lugares en el norte de Chile y tomarse el tiempo de conocer más; la misma experiencia de conocer el museo debajo de la iglesia del pueblo ubicado en la I Región lo dejó entusiasmado: «había tanta información que yo no conocía; quedé sorprendido, era todo tan llamativo».

No sería raro encontrarse con el músico andando en bicicleta en la calle o subiendo el cerro, son cosas que actualmente está haciendo seguido, al igual que escuchar harto bolero o lo último de Snoop Dogg, al igual que Playa Gótica o lo que nos recomendó buscar en Spotify: Atakak. Hablando de música, ¿colaboraciones? Actualmente se encargó de las baterías en el nuevo sencillo de Fernando Milagros, «Marcha de las Cadenas», aunque el disco aún no lo graban: «siempre estoy haciendo cosas, pimponeando con los creativos, Me gusta colaborar, siento que el trabajo de red sirve mucho pero todo es muy abstracto e intuitivo», comenta.

Aprovechando este vuelo y el buen rato en la Casa Corona, nos comenta sobre el ambiente musical nacional: «ha cambiado para bien, me genera sorpresa que esté volviendo el formato rock y me gusta. La música es de esas pocas áreas en que la cantidad aporta también a la calidad. Siento que es un súper buen momento, que da la sensación de que va a generar uno mejor más adelante y no tan lejano».

Pronto Gepe vuelve al Teatro Caupolicán, el 11 de octubre para ser precisos; un momento donde quieren dejarlo todo y que además es especial ya que cualquiera podrá elegir qué quiere escuchar: en su sitio web podrás escoger tus cinco canciones favoritas, y a partir de las más votadas se armará el setlist. «Se me ocurrió esto porque muchas veces que toco me dicen ‘oye, por qué no te tocai’ Lienza’, ponte tú, entonces es como EL momento y me da la sensación de que van a aparecer muchas cosas de ese tipo», cuenta el músico. «Últimamente he empezado a guitarrear las canciones un poco», agrega mientras cuenta que hace poco se puso a revisar nuevamente «Audiovisión» de 2010.

Se viene una fiesta en un par de meses, algo que a Daniel le gustaría grabar e incluir en un material visual «que tuviera cosas del 2005, del anterior Caupolicán -que cuando me muera, yo creo que lo subirán a Youtube jajaja-, del que viene ahora, o de una tocata en Buenos Aires con guitarra. Así como una mezcolanza», según explica. ¿Pero antes de octubre? Por ahora, no hay nada confirmado, «pero algo irá a pasar», nos advierte para estar atentos, en especial en regiones.