Los elefantes cautivos no son tan saludables como sus contrapartes salvajes. Bajo el cuidado de los zoológicos, estos enormes animales terrestres viven menos y tienen menos crías. 

En muchas ocasiones, la obesidad producto de la falta de ejercicio o el exceso de comida se vincula a este fenómeno.

Y aún así, un nuevo estudio sugiere que los elefantes asiáticos en cautiverio tienen menos grasa en sus cuerpos que los humanos. 

El equipo de la Universidad de Indiana (Estados Unidos) quería entender por qué los elefantes asiáticos en cautiverio tienen una menor taza de nacimiento. Esto, en comparación a sus pares en estado salvaje. 

Los investigadores, dirigidos por Daniella Chusyd, descubrieron que los paquidermos estaban obesos. Se creía que esta situación estaba provocando una crisis de fertilidad en la población al interior de zoológicos. 

«Estaba interesada en descubrir que métodos usados en humanos podrían ayudarnos a entender mejor a los elefantes. La obesidad no está claramente definida en humanos y menos aún en elefantes«, aseguró Chusyd para Studyfinds

¿Cómo saber si eres más «fitness» que un elefante?

Los resultados del estudio revelaron que el sobrepeso de los animales no era la causante de la baja en su tasa de fertilidad. De hecho, el elefante macho promedio es un poco «gordo» (8,5% de grasa corporal) que la hembra (cerca de 10%). 

En comparación, los investigadores descubrieron que, en promedio, los humanos cuentan con hasta 6 veces más grasa en su cuerpo, llegando a un impresionante 31%. 

Y es más, el estudio también descubrió que el elefante en cautiverio promedio caminaba hasta 2 kilómetros cada hora. Mucho, en comparación a los 2,5 kilómetros diarios que el común de las personas camina. 

Finalmente, los investigadores concluyeron que la crisis de fertilidad estaría siendo provocada por un estado «similar a la diabetes». Asimismo, determinaron que se necesitan más investigaciones para saber si puede existir la obesidad en paquidermos.