CatalinaMuñoz

Algo impactante pasó en la tercera ronda de la Europa League en el partido del Sturm Graz con el AEK Larnaca, donde un árbitro terminó en el suelo y con su cabeza con sangre.

Se trata de Fredrik Klyver, árbitro asistente que cayó el suelo cuando le llegó un proyectil desde el público. La pelota estuvo 25 minutos parada, hasta que él logró pararse de la cancha. 

Al salir de ahí lo trasladaron a un hospital en donde recibió varias puntadas, según lo informado por Stefan Johannesson, presidente de la Federación Sueca de Fútbol.

Esto pasó en el minuto 77 de partido cuando el el equipo chipriota vencía por 2-0 a los locales en el Merkur Arena.

El sueco no pudo seguir y fue reemplazado por un asistente.

Arrestaron a la persona que lanzó la botella y Sturm Graz informó la identidad del sujeto mediante un comunicado de prensa.

“Esto daña la reputación del fútbol y de nuestro club. Siempre tratamos de hacer del fútbol un evento positivo y luchar contra este tipo de comportamiento”, fue parte de lo que dijeron desde el bus austriaco.

Puedes ver el momento aquí.