FranciscaGómez

Con dos premios Oscar bajo el brazo  –“Una Mujer Fantástica” e “Historia de un Oso”–  Chile ya puede decir que la calidad de las producciones cinematográficas está subiendo cada vez más de nivel. Y la idea es seguir potenciando la industria nacional.

Es por eso que anunciaron la creación de la primera Academia de Cine chilena. Una entidad que se encargará de reunir ideas, proyectos y películas nacionales. La idea es democratizar los procesos de elección y encausar los largometrajes para potenciarlos internacionalmente.

Democratizar procesos

Así lo describe Juan de Dios Larraín, productor de la ganadora del Oscar “Una Mujer Fantástica”, a La Tercera: “Permite que las decisiones sean realmente representativas y no a través de comisiones, con personas señaladas a dedo, aunque fuera en buena fe. También nos permite homologarnos con otros países y comunicarnos de academia a academia y no de comisión a academia o viceversa”.

Porque claro, los únicos países que no contaban con una Academia de Cine son Perú, Bolivia y Chile. Eso hasta ahora, porque desde el viernes a las 10 de la mañana, se constituirá este organismo.

Independiente

“Una de las cosas bonitas de tener una academia es que está formada por personas naturales. No es un gremio, pero tampoco depende del gobierno de turno”, explica Giancarlo Nasi, productor de “Jesús”.

La idea, según Nasi, es que sea esta nueva academia la que elija las películas que compitan en premios como los Oscar, Goya o Pedro Sienna, y no el Ministerio de Culturas, las Artes y Patrimonio. Según la misma publicación, las conversaciones irían bien encaminadas.