Lisa Stricklin es una fanática de Gwen Stefani que asistió al concierto que la artista realizó en Charlotte, Carolina del Norte, en julio del 2016.

Allí, la joven sufrió un lamentable accidente: Una avalancha de gente le rompió una de sus piernas luego de que la ex-No Doubt alentara al público a pararse de sus asientos y ubicarse donde ellos quisieran.

Stricklin finalmente demandó a Live Nation, productora a cargo del evento, por US$75.000 (casi 50 millones de pesos) como compensación y por no prevenir a la artista de «realizar actos neglientes», como sus dichos que provocaron la estampida de personas.

Incluso denunció, como antecedente, que Stefani posteriormente comentó que se había metido en muchos «problemas» por decir cosas así a su público.

Aquí la demanda completa: