JoceAcuña

Hace unos días la Pontificia Universidad Católica interpuso un recurso de protección contra el Ministerio de Salud con motivo del reglamento de la objeción de conciencia, en el marco de la ley de aborto en tres causales, algo que la Corte de Apelaciones declaró admisible.

De acuerdo a la casa de estudios, el documento que explica que se deben respetar las instituciones que traten a pacientes que manifiesten la voluntad de terminar un embarazo por cualquiera de las tres causales -entregado los primeros días de febrero-, tendría normas ilegales y arbitrarias que limitan la igualdad ante la ley, la libertad de asociación, a manifestar sus creencias y derecho de propiedad.

En resumen, indican que en el reglamento hay normas que le impiden ejercer su derecho a oponerse a realizar abortos. Por lo mismo, conversamos en #JunglaRP con la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, quien explicó que “Los protocolos y última normativa, más allá de lo que pasa con la PUC, ha sido un procedimiento serio”.

Todo es parte de un proceso que hay que ir viendo poco a poco, ante lo que Siches dice que el tema de la objeción de conciencia es delicado: “Cada realidad nacional, con los distintos equipos humanos, es distinta”.

Por cierto, el documento también explica que a la hora de un procedimiento de este tipo se debe contar como mínimo en el equipo con un médico cirujano o matrón(a), psicólogo(a), psiquiatra y trabajadores sociales con sus equipos. El Minsal está a cargo de fiscalizar que se cumplan las solicitudes.