PaliIbañez

Cada 6 de Enero en el Vale de Salgueiro, Portugal, se celebra la Fiesta de la Epifanía, en donde la gente sale durante dos días a las calles para escuchar las revelaciones que profetas y/o chamanes quieren hacer, bailan, cantan, comen golosinas y consumen vino.

Sin embargo, esta celebración no está fuera de polémicas, ya que para muchos locales las tradiciones de esta celebración son exageradas. Además de beber en exceso y hacer ruidos molestos, lo que más molestia causa es que los padres regalen cigarros a los niños.

Y es que normalmente a los menores de seis años, se les hace entrega de un cigarro para que fumen en compañía de los adultos como si fuera algo normal. Y aunque la edad legal para fumar en Portugal son los 18 años, no hay prohibición alguna para que esto se lleve a cabo.

Aunque nadie sabe realmente cuál es la razón de este regalo, cada año está presente. De hecho, uno de los padres que está de acuerdo con esta tradición, dijo a un medio local que: “No veo nada malo en que lo hagan, porque en realidad no fuman, inhalan e inmediatamente exhalan. Y es solo en estos días, hoy y mañana, porque nunca vuelven a pedir cigarrillos”.