PaliIbañez

Hace algún tiempo, el detective privado del Caso Madeleine McCann, Kevin Halligen, de 56 años se vio involucrado en algunos problemas con la familia de la pequeña, por una supuesta estafa de más de un millón de dólares.

En un reportaje realizado por la BBC, señalaban que el tiempo avanzaba y en vez de encontrar a la pequeña que desapareció en el 2007 en Portugal, su fortuna y lujos aumentaban.

Y hoy, vuelve a aparecer en los medios, luego de que fuera encontrado muerto en su casa, cerca de la ciudad de Londres, Inglaterra.

Según la policía local: “Había sangre en la casa, probablemente causada por caídas anteriores de cuando estaba borracho o perdiendo el conocimiento”. Al mismo tiempo, algunos medios indicaron el detective tenía problemas de alcoholismo, ya que encontraron su casa llena de botellas vacías.

Y aunque el ex encargado del caso McCann tenía mala relación con su entorno, luego de que el periodista de investigación Adrian Gatton señalara que “Hay muchas personas que no le deseaban lo mejor”, la policía no considera que hayan terceros involucrados en su muerte.

Por ahora, las causas de su fallecimiento se desconocen, pero los especialistas forenses están trabajando en el caso.