FlorenciaLaMura

En marzo de 2012 Keane hacía su última visita a Chile. Con un show en Lollapalooza y un sideshow al lunes siguiente, la banda se estaba despidiendo sin saberlo. En 2013, los ingleses anunciaban que se iban a tomar un tiempo y fue ahí cuando Tom comenzó a trabajar en lo que sería su primer disco solista.

Puede que la banda británica se haya tomado un tiempo, pero Tom cuenta con la fidelidad de su público. El Teatro La Cúpula, mismo espacio que los recibió en su última visita en 2012, estuvo repleto el viernes pasado. Con una mezcla muy adecuada entre temas solistas y clásicos de Keane, Chaplin se lució en el escenario.

Conversamos con el músico antes de su show y nos contó un poco sobre cómo ha sido componer y girar siendo solista, además de adelantarnos que ya tiene material nuevo ¿se viene un segundo disco?

Rock and pop: Lo primero que quería preguntarte es, a veces una carrera solista es algo obvio luego de separarse de una banda ¿lo sentiste así?

Tom Chaplin: Una de las principales razones por las que Keane se fue a una pausa era porque, a medida que pasaban los años, quería trabajar en mi propia creatividad. Y lo encontraba difícil en la banda, porque Tim escribía las canciones y era tan bueno que no sentía un ambiente propenso para volverme creativo. Les dije a los chicos en 2012 que quería tomarme un tiempo y escribir un disco solista. No pensé que me tomaría tanto tiempo, porque es difícil.

R&P: ¿Qué pudiste experimentar durante la composición del disco? Me imagino que tuviste que encontrar tu propio método, cuéntame un poco sobre eso.

T.C.: Tuve que recordar cómo escribir canciones, jaja. Lo había hecho de vez en cuando a lo largo de los años, en los primeros años de Keane, antes de que consiguiéramos un contrato discográfico. Así que tuve que readecuarme a ese proceso.

Una de las cosas sobre escribir un disco es que debes tener unas 30 o 40 canciones, no solo escribes 12 canciones brillantes y son las que terminan en el disco. Así que tuve que encontrar una cohesión de estilo y letra y escribir unas 15 canciones que fueran los suficientemente buenas.

La parte más importante de todo eso fue encontrar mi propia voz, ver qué era lo que quería decir. De hecho esa decisión la tomé a partir de todo lo que estaba pasando en mi vida personal en ese momento.

R&P: Esta es la primera vez que tocas acá solo, pero a través de los años ¿que has podido conocer de Chile?

T.C: Es una pena que haya estado nublado esta mañana cuando llegamos, porque la vista desde el avión es hermosa. Habiendo estado en varios países de latinoamérica, cuando vengo a Chile se siente como el más inteligente. Todo se ve más organizado. You got your shit together here, right? Es una generalización, claro, porque solo conozco Santiago.

Mi experiencia en los shows a lo largo de los años es que son más intensos de lo que uno pueda esperar. La gente es tan generosa con la energía que traen a los shows en esta parte del mundo. Es un lugar difícil de girar, porque cuando vienen los tours son muy cortos y los primeros días, con el cambio de hora, sientes que estás tocando a las 5 de la mañana. Tienes muchos días libres en que te la pasas viajando, así que es difícil para el cuerpo y mente. Pero todo eso se compensa con los fans traen una energía tan increíble y parecen tan felices y agradecidos de verte.

R&P: Esta quizás es una pregunta típica, pero ¿qué opinión tienes de los cambios que ha tenido la industria? desde las nuevas plataformas, como Spotify, que van cambiando la forma en que escuchamos música.

T.C: Recuerdo que en los noventas, cuando recién estaba comprando discos, costaban unas 15 libras cada uno y eso es mucho dinero. Todavía estábamos en la época en que los álbumes eran la gran cosa. Y mis discos favoritos vienen de esa época, todo lo britpop y un par de discos de Radiohead. Eran tiempos muy emocionantes y la gente aún consumía música a través de cds y tenías que pagar por ellos.

En los primeros días de Keane nos posicionamos en medio de una era de transición. Cuando nuestro primer disco salió la gente aún compraba discos. Pero a los dos o tres años de eso, las cosas cambiaron muy rápido y aparecieron sitios como Napster. Era increíble ir viendo el cambio, la gente ya escuchaba música en iPods y fue cuando las ventas de discos se fueron al carajo. Pero al mismo tiempo, la música en vivo se ha convertido en algo mucho más importante para un artista: debes salir de gira.

Mi único miedo es que cada vez te alejas más de la idea de un álbum, como una pieza tan apreciada de música, como yo la recuerdo. Comprar un disco, revisar todo el arte y no ir adelantando canciones, sino que sumergirte en él. Todavía soy una persona que quiere hacer álbumes y me siento una rareza. Ahora se trata más sobre a qué le irá bien en Spotify. La gente tiene esas conversaciones, es muy calculador.

En todo caso, el polvo todavía se está asentando e incluso, la tecnología se mueve tan rápido, que en cinco años todo podría cambiar de nuevo.

R&P: Como decías, son tiempos complicados, pero ¿encuentras tiempo para escribir canciones estando de gira o buscas inspiraciones?

T.C.: Hay cierto ritmo para estar de gira y otro que se necesita al escribir canciones. Cuando estoy en mi casa puedo estar en paz y en silencio, y con tiempo y espacio para escribir. Es ahí donde mejor puedo componer. Estando de gira es otro ritmo, estás sobreviviendo, porque andas de un lugar para otro y es agotador, en especial para mi voz.

A pesar de todo, he estado muy ocupado escribiendo y grabando canciones estos últimos meses. Tengo algo que me tiene muy emocionado. No quiero contar mucho, jaja, pero sí he estado trabajando y debería haber pasado tiempo con mi familia y relajándome. “The Wave” ya salió hace más de un año, así que debería haber estado enfocado en ellos. Pero en vez de eso me lancé a otro proyecto y es algo que me tiene muy emocionado.

Tengo que preguntar ¿es algo con Keane? ¿otro proyecto solista?
No es volver con keane, eso es seguro. No creo que esté listo para eso todavía. Pero supongo que sí, uniendo los puntos, es otro disco solista jaja.