SamuelFuentes

Arcade Fire publicó un documento para pedir disculpas por la campaña en redes sociales que desarrollaron antes y después del lanzamiento de su más reciente disco: Everything Now.

¿Qué pasó ahí? Se distribuyeron un montón de noticias de mentira, entre las que se encuentra el fidget spinner a precio ridículo, la falta advertencia de código de vestimenta para su show en Brooklyn o incluso la “venta” de “barbas jihadi removibles”.

Este texto llegó a través de su cuenta de Twitter, en donde -también de forma muy extraña- culparon a Tannis Wright, un ficticio promotor de conciertos que habría trabajado para la empresa -también ficticia- Everything Now Corp.

“En las últimas semanas, ha salido a la luz que Tannis cruzó la línea del marketing hasta la incómoda ficción en más de una oportunidad y ha ofendido a algunos lectores, fans y sitios. Él no estaba siendo leal con la banda ni con los fanáticos en todo este tiempo”, se puede leer ahí.

Incluso van más allá y dan por superado el periodo de este personaje con vida: “La banda recuperará el control de sus propias redes sociales, marketing y publicidad”.

Revisa acá el texto completo: