SamuelFuentes

El dueño del restorán Baco, Frederic Le Baux, se encuentra en el centro de la polémica luego de instaurar un código de vestimenta para entrar a su negocio, el que impide utilizar ropa informal como poleras o chalas.

Según declaró a La Segunda, este “dresscode” serviría para “evitar la contaminación visual”: “Algunos no entienden espontáneamente que si van a un restaurante no pueden vestirse de cualquier forma. El 99% viene bien vestido y el 1% no tiene el criterio básico para respetar al otro”, afirmó.

Muchos no están dispuestos a comer al lado de gente con jockey, sudaderas y hawaianas que muchas veces se sacan mostrando los pies sucios. La mejor decoración de un restaurante son sus clientes. Soy muy sensible a la belleza de las personas que nos visitan y estoy orgulloso de ellas, no quiero que las contaminen“, agregó.

Para el empresario, esta idea es propia de su “educación”, la que se basa en el “respeto a los otros”: “El dresscode sirve para hacer entender a la gente que le falta criterio, educación y respeto, que hay otros que no quieren contaminación visual. Son pocos los que no entienden eso, pero los disculpo porque probablemente no tuvieron la misma educación que yo“.

No es discriminación para nada, porque discriminación para mí tiene otra connotación. Discriminar tiene que ver con cuestionar lo que eres o tu color de piel. En Baco no discriminamos; pero si pensamos que tu forma de vestir no corresponde, te lo diremos”, añadió.

Diario La Segunda