No nos equivocamos: hay hombres que tienen sexo con otros hombres y no son homosexuales. Lo hacen por probar e incluso puede que les guste, pero vuelven después a su vida hétero sin que esa experiencia haya sido definitoria. ¿Cómo? ¿Eso no los hace gay?

Según el diario El País, al ser más aceptada la diversidad sexual los hombres pueden experimentar mucho más y no caer a la primera en una nueva orientación sexual. «Ella está construida socialmente, son categorías rígidas y excluyentes, con implicaciones que afectan a la identidad individual y social. En cambio, la práctica sexual es más flexible y más libre, es un concepto descriptivo. Se abre un espacio tremendamente sano en el que la exploración del deseo se libera de la identificación con una orientación sexual”,explica Juan Macías, psicólogo especializado en terapias sexuales y de pareja.

Joan Vílchez, psicólogo clínico, psicoterapeuta y sexólogo dice que “los hombres que no acaban de sentirse muy satisfechos pueden tener la ocasión de tener relaciones con otras mujeres, con un hombre o probar ciertas prácticas que en otros tiempos estaban más censuradas”.

El mismo reportaje cuenta que «en 2006, un estudio sobre la discordancia entre comportamiento sexual e identidad sexual realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York (EE UU), halló que 131 hombres de los 2.898 analizados admitían tener relaciones con hombres pese a definirse como heterosexuales. En opinión de los expertos, representaban a un 3,5% de la población»

Pero, ¿por qué lo hacen? por exploración, por desencanto con las mujeres y por narcisismo: “Es aquel a quien le gusta que se fijen en él. Se da mucho en los gimnasios: le agrada despertar admiración y no le importa que provenga de hombres o mujeres”, apunta Eugenio López, psicólogo y sexólogo.

Pero siempre, en cualquiera de los casos, la sensación principal es la de querer volver a la calidez y compañerismo adolescente. “Cuando una pareja heterosexual está en crisis es habitual que algunos hombres sientan que no se entienden con las mujeres, que son incapaces de llevarse bien con ellas y es como que miran para otro lado. Se produce una especie de regresión, se vuelve a un estadio anterior en el que con los hombres se sentían bien juntos, como en la adolescencia. En muchos casos es una necesidad afectiva que sexual real”, dice Joan Vílchez.

 

 

Por qué hombres ‘hetero’ tienen sexo con otros hombres